sábado, 24 de marzo de 2018

Pampín Bar, la consolidación gastronómica del barrio de San Pedro

 ¡¡¡Hola Zampones!!! Definitivamente el barrio de San Pedro está de moda. ¿Quién no ha comido nunca en esta zona de la ciudad? Ya sea para una clásica churrascada de grupo en el San Clodio, para tomarte unas raciones en O Dezaseis, para dar un paso más moderno hasta la cocina de A Moa, o actualmente, para probar la destreza de Jorge Gago en la cocina de A Maceta o disfrutar de opciones vegetarianas en un ambiente muy coctelero en TS A Casa, por poner algunos ejemplos.

Pues llegó algo que le faltaba al barrio, bueno... al barrio y a la ciudad. Se trata del Bar Pampín.
  • Restaurante: Bar Pampín
  • Localización: Ruela das Fontiñas, 4
  • Horario: Comidas de martes a domingo, cenas de miércoles a sábados. Dia de cierre: lunes.
  • Teléfono: 981116784

Bar Pampín, Entrada

 El Bar Pampín no es algo nuevo, lo que pasa es que ha recibido un "restyling" interno integral. Yo ya conocía este establecimiento porque solía ir a tomar alguna que otra cerveza y su consecuente tapa, y de paso disfrutar de la tranquilidad y familiaridad de su ambiente. Pero ahora Bar Pampín ha sufrido una transformación tremenda de las manos de Alen Tarrío.

Alen Tarrío es un joven que lleva toda la vida vinculado al mundo de la hostelería. Con estudios realizados en la Escuela de Hostelería de Lamas de Abade posteriormente pudo aprender de manos como las de Paco Morales (que actualmente realiza maravillas en su restaurante Noor, en Córdoba) o de Marcelo Tejedor. Los últimos años los dedicó al dúo Pazo de Altamira - Curro da Parra.

Pampín Cociña de Barrio

Pero cuando uno tiene iniciativa y ganas la decisión de embarcarse en un proyecto propio siempre es una gran opción. Y así reaparece "el Pampín", con un exterior prácticamente sin cambios y con una sala totalmente reformada. La estética resulta agradable, mezclando madera con cierto aspecto industrial, como por ejemplo las vigas al aire y medio resquebrajadas y detalles decorativos a modo de rayadores dorados colgados de las paredes.

Carta de Pampín Bar

Gastronómicamente intenta aportar "cociña de barrio". Es decir, vamos a encontrar una cocina tradicional pero hecha con mimo. Guisos, escabeches, cocciones lentas, fondos llenos de sabor...

La carta varía con asiduidad y siempre tiene opciones "fuera de carta" que aparecen en la pizarra y en las que no suele faltar el pescado del día (habitualmente por piezas y según peso).

En sala nos encontramos un par de camareros con un trato sumamente correcto pero nada altivo, te hacen sentirte cómodo.

Para el servicio del pan aprovechan el buen hacer de Pan Da Moa.

Servicio de Pan

Servicio de Pan

Después de este pequeño preludio poniéndonos en situación, si os parece, paso a relataros la segunda de mis visitas.

Como siempre, llamada anticipatoria para reservar mesa (en este caso la misma mañana, aconsejo si es en fin de semana llamar con unos días de antelación). Número de comensales: 4.

Tras ojeo de carta decidimos, como siempre solemos hacer, picar de aquí y de allá para compartir platos entre todos y así probar la máxima cantidad de ellos, es lo bueno de que nos guste todo. Una pena que no quedara arroz de gallo de Mos, otra vez caerá.

Para beber en esta ocasión fuimos quasi abstemios, agua y alguna cerveza.

Empezamos con dos entrantes a centro de mesa, el primero fue Paté de Montaña y Trompetas de la Muerte.

Paté de Montaña y Trompetas de la Muerte

Paté de Montaña y Trompetas de la Muerte

De lo que más gustó de toda la comida, excelente, para repetir en próximas visitas (sin duda).

Continuamos con Steak Tartar de Ternera y Brioche.

Steak Tartar de Ternera y Brioche

Steak Tartar de Ternera y Brioche

Muy bien, original. El brioche le daba un toque muy curioso, si bien a alguno de los comensales le pareció un poco untuoso por la cantidad de mantequilla que lleva esta masa. Pepinillo en rodajas y alcaparras para darle el contrapunto. En resumen atrevido y acertado.

En estos dos entrantes se observan indudables influencias de la cocina francesa en la cocina de Tarrío, detalle que ya me había parecido en la primera visita y que seguí notando el resto de la comida.

Continuamos con pescados a modo de pequeño menú degustación. Fuera de carta había bruños, cinco piezas de caballa y cinco piezas de sargo. Pedimos un sargo de 450gr.

Sargo (Pieza Fuera de Carta)

Buen punto. Correcto tempo entre plato y plato (a pesar de estar lleno hasta la bandera). Empiezan a destacar los acompañamientos con bastante cebolla, quizá hasta el punto de hacérsenos demasiada (veremos cebolla en tres de los cuatro platos principales). Una cuestión que da bastante confianza es ver el número limitado de piezas de pesca que poseen, con su peso y su precio reflejado en la propia pizarra.

Seguimos con una ración de Raya a la Meunière.

Raya a la Meunière

Raya a la Meunière (acompañamiento)

Esta salsa francesa, a base de mantequilla y limón, es una delicia. Ya hace años en el propio barrio de San Pedro pude disfrutar de ella, en este caso acompañada de merluza (más información en el post de A Moa), aunque lo más clásico sea usarla de acompañamiento para el lenguado. Tengo que decir que soy un fan incondicional de la raya y tenía unas tremebundas expectativas en este plato. No voy a mentir, no las cumplí del todo. Las alcaparras volvieron a aparecer (se usan bastante a menudo en las elaboraciones " a la meunière") y no me aportaron esa redondez que esperaba.

Continuamos con las carnes. En primera instancia optamos por Secreto de Castañas con Pisto.

Secreto de Castañas con Pisto

No fue un plato tremendamente destacable pero no fallaba en nada. Quizá este y el previo se vieron un poco desmerecidos porque el nivel de cocina de esta comida fue bastante alto.

Seguimos con Codillo Estofado.

Codillo Estofado

Después de haber probado en mi anterior visita la costilla de jabalí, sabía que este plato iba a estar tremendo y no me equivocaba. La jugosidad fue espectacular, venía la carne tan tierna que el codillo temblaba cual flan. Un fondo para acordarnos nuevamente de Pan da Moa y darle buen uso, todo un disfrute.

Y acabamos con los postres (acompañados de una copita de vino dulce). El primero una Tarta Tatín de Manzana.

Tarta Tatín de Manzana

Ojalá nunca pase de moda, la manzana caramelizada en mantequilla y azúcar en Tarta Tatín o con un buen Crumble siempre es una apuesta segura, vaya golosura.

Seguimos con una versión de la Tarta de Santiago en Coulant.

Tarta de Santiago en Coulant

Tarta de Santiago en Coulant

Mis acompañantes no querían tarta de Santiago... pero había que pedirla, que yo sabía que tenía truco. Un coulant de turrón de almendra con un sabor " a bizcocho recién salido del horno" sublime. ¿El interior es muy líquido? Sí, pero considero que esto influye únicamente en la estética al abrirlo, en boca el resultado es muy bueno.

Finalizamos con una Tarta de Ganache de Chocolate y Frutas del Bosque.

Tarta de Ganache de Chocolate y Frutas del Bosque

No digáis que la influencia de la cocina francesa que os cité antes no se nota. Para amantes del chocolate (y yo como amante de "todo lo que se come" me incluyo en amante del chocolate) esta tarta es una delicia. Me resultó muy agradable la textura, como mínimamente más rígida en su capa superior e inferior, así cuando la metes en la boca pareciera que va a estallar cual bombón relleno.

Y bueno, íbamos más que servidos así que tocó tomar el café y, como no, pagar.

Café Cortado Doble

Cuenta Desglosada

Cuatro comensales, gran comida, 109,20€. Creo que la relación calidad precio es muy competitiva y que el concepto que Alén está desarrollando es un nicho poco trabajado, al menos en nuestra ciudad. Felicidades desde aquí por el proyecto, es muy interesante, se nota el cariño no solo en la cocina sino tambien en la sala.

Bar Pampín ha recibido un lavado de cara
que le ha venido como anillo al dedo.
Alén Tarrío consigue ofrecerte una
cocina tradicional con buen producto y mucho mimo,
es lo que autodefine como "cociña de barrio".

1 comentario:

  1. No me queda nada más que decir, que corroborar las palabras del Zampón al cien por cien.
    Sin dudarlo un lugar para repetir. Un placer para los sentidos.
    Enhorabuena Alén.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...