domingo, 27 de marzo de 2016

Restaurante Grill AeroClub de Gran Canaria, gran acierto

¡¡Hola zampones!! Hoy os traigo un local de Gran Canaria, concretamente el Restaurante Aeroclub, situado en el sur de la isla (Carretera GC 500 Km.7 [rotonda] Tarajalillo, El Berrel).

Quien vaya al sur de esta preciosa isla sabrá (o descubrirá) que comer en un sitio "local" con comida típica canaria, de manera relativamente asequible es difícil. En esta zona veremos cientos de locales enfocados al turismo... pero si buscamos algo "auténtico" podremos llegar a pasarlo mal.

Pues bien, el Restaurante Aeroclub tiene todo lo que uno busca. Nos os dejéis engañar por el nombre, pues aunque suene demasiado formal, es un local que además de ofrecer calidad, es muy familiar.


Os muestro esta foto como referencia visual para acceder a él, pues este precioso avión puede verse directamente desde la autovía.


Un local espacioso del que os empiezo diciendo que en un periodo de 7 días lo he visitado dos veces y me ha parecido el mejor de todos los catados durante esa semana. Además, si comes allí, tienes acceso a su generosa piscina hasta las 18:00.


Os narro nuestra primera experiencia. Llegamos cuatro zampones sin reserva al restaurante y nos ofrecieron una mesa. Pedimos tres jarras de cerveza y una caña mientras nos traían el pan.


Con el pan normal suelen traer también un pan bizcochado y un poquito de alioli. Pedimos para compartir tomate aliñado con ajo y aguacate con gambas.


Nos trajeron unos pimientos de Padrón como cortesía de la casa, toda una prueba de riesgo siendo nosotros gallegos. Los pimientos no estaban nada mal, quizá alguno de los más grandes necesitaba un poco más de tiempo de cocina pero empezábamos bien.


La ración de tomate era generosa (al igual que serían todas las demás) y, pese a un pelín de falta de maduración del tomate (para nuestro gusto) el tomate estaba muy bueno, además a mí me encanta el ajo así que disfrutamos de este entrante.


Las gambas con aguacate nos sorprendieron. Una decoración en el plato original y trabajada. Se agradeció mucho el frescor de la pera y la manzana, a destacar que incluso la naranja decorativa era de muy buena calidad. El aguacate tenía una maduración óptima (cosa que no suelo ver muy a menudo) y la salsa rosa era muy agradable al paladar.

De segundo nos decidimos por compartir una parrillada de carne para dos y una ración de chuletitas de cordero entre los cuatro.


Las chuletitas de cordero (¡menuda ración!) estaban muy jugosas y tenían muy buen sabor, el acompañamiento de patatas y pimientos también nos resultó apetitoso.




Con respecto a las carnes, las cuales pedimos muy poco hechas (en la isla notamos el punto hecho algo más pasado de lo que estamos acostumbrados) lo primero que tengo que decir es que las fotos, bajo mi criterio, no hacen honor a tremendo manjar.

El solomillo y el entrecot de ternera alimentada en pastos sudamericanos fueron algo espectacular (primera foto). Las patatas estaban realmente buenas, a destacar que pedimos otra ración de patatas a media comida y no se nos cobró a mayores. Estas últimas fueron fritas porque las de la imagen tardaban algo más.

La textura del pimiento muy fresca, poco hecho, sabroso.

El chorizo con un sabor bastante diferente al típico que tomamos en Galicia, muy peculiar. También se acompañaba de alguna chuletilla y de carne de cerdo, que, honestamente quedó en un segundo plano a causa de la ternera.



De postres caseros pedimos unas mousse de chocolate y un flan de huevo. Las tartas no son caseras pero sí de pastelería. Me quedé con ganas de catar la mousse de gofio. Ambos postres que probamos eran sabrosos y apetecibles, pero creo que el fuerte de este local está en su carta principal.

Y como buen colofón todo acabó con unos cafés en la terraza, disfrutando del clima de Canarias y con unos digestivos a los que invitó la casa.


Y bueno, todos me preguntaréis por el precio, como es lógico, así que como hago habitualmente os dejo desglosada la cuenta.


El precio final fue de 84.45€ los cuatro comensales. Un precio muy razonable para la cantidad y calidad de lo comido. Además quiero destacar que el trato fue excelente. El primer día nos atendió el jefe y nos hizo sentirnos como en casa, el segundo día en mesa nos atendió un camarero llamado Rafael, de una profesionalidad increíble.

Por último quiero recomendaros también que probéis los pescados, os dejo una muestra de una ración de pescado fresco que tomamos otro día en este local.


En resumen: El Restaurante Grill Aeroclub de Gran Canaria es todo un acierto. Tengo clarísimo que cuando vuelva a la isla pasaré por allí. Carnes de primera calidad, pescado fresco, buena atención, abundancia y un precio comedido es lo que se aúnan en este recóndito pero recomendable restaurante.


Y con esta foto del atardecer en Maspalomas me despido por hoy. Como ya sabéis, agradezco siempre que me dejéis un comentario, con vuestra experiencia en el local... con alguna opinión de mi post, con lo que os apetezca dejar escrito en este pequeño rinconcito gastronómico.

¡¡¡Hasta la próxima zampones!!!

1 comentario:

  1. Me queda un poco lejos..., pero si alguna vez voy a Gran Canarias lo tendré encuenta.

    Las gambas con el aguate madre mía que presentación.., las chuletitas de cordero ufff para quitar el sentido.. y el pescadito ese... para hincarle bien el diente.

    Gracias por compartir.

    Biquiños.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...